Hija de Icario

Hija de Icario

Para Y.H.

“El mejor modo de esperar es ir al encuentro”
(Apuntes para una crítica de la razón poética).
Mario Trejo (Argentina 1926-2012).

Sé que ella lleva treinta y dos años esperando a que se cumpla el sueño. Vivir en una misma ciudad con su padre del cual ha estado separada porque en primer lugar a él lo metieron preso cuando era una niña y luego lo lanzaron al exilio. Al cabo de una larga temporada en presidio, las autoridades prepararon toda la documentación y el pasaporte para desterrarlo: lo sacaron de la celda y lo montaron en un avión con rumbo al extranjero. Ella y la madre se quedaron atrás hasta que pudieron irse del país pero les tocó otro destino, muy lejos de donde él se había afincado. Una vez establecidos cada uno en sus respectivos lugares, sus padres se divorciaron.

No hace mucho tiempo la invité a que viniera a dar unas charlas a la universidad donde trabajo. Es escritora y compositora. Fue de ese modo que pudo entrar a los Estados Unidos y reunirse con el padre por primera vez después de un par de décadas. La mañana en que les habló a mis estudiantes estaba tan nerviosa que unos minutos antes de entrar al aula le bajó la menstruación de forma inesperada y copiosa.

Semanas atrás conversamos sobre la iniciativa tomada por el padre de mudarse para la ciudad donde vive ella, la hija única. Sin embargo, me comentó que trataría de no animarse demasiado hasta que no lo viera arribar y lo tuviera entre sus brazos.

Ayer, para sorpresa mía, leí un mensaje enigmático que colgó en Facebook: “estoy a punto de que se cumpla mi sueño”. Así de reservado era el texto, como para que el contenido de esa anunciación pudiera ser adivinado únicamente por un círculo de personas muy allegadas. Al poco rato añadió otra frase: “estoy enamorada”.

Este mediodía me escribió: “¡Mi papá llega el jueves, Emilio!” ¡Llega el jueves, ya me lo confirmó! ¡Estoy feliz!” Le respondí que me alegraba la noticia y le agradecí que compartiera su dicha conmigo. Enseguida replicó: “¿Con quién mejor que tú compartirlo, mi querido amigo? Sí, han sido treinta y dos años esperado por una unión de mi familia”.

“No sé si lo de ustedes constituye un récord pero sí se trata una cantidad respetable de años de separación”, le dije. Enseguida respondió: “Bueno, espero que sea un final feliz, pero tengo que esperar hasta el jueves entrante, ver para creer, luego te contaré”.

Talebú

Ver la entrada original

Anuncios

Acerca de Elige tú que canto yo

Scholar, writer and professor of Spanish at Sam Houston State University, Huntsville, Texas. Married to Jill Saumell (maiden name Offerman) , three children, four grandchildren. A member of ANLE, Academia Norteamericana de Lengua Española. US Academy of the Spanish Language, one of the 22 academies of the Royal Academy of the Spanish Language (RAE). Author of three academic essays: La corte del supremo espectáculo. La Habana: Ediciones Unión, 1979. A Cultural History of the Cuban Radio and Television. The entire edition was converted into pulp paper by order of the Department of State Security; En Cuba todo el mundo canta. Madrid: Editorial Betania, 2008. A tale of my prison experiences. In Cuba.; La cárcel letrada. Madrid: Editorial Betania, 2013. The Enlighted Prison. Cuban Prison Narrative from 1836 to 1992. Co-author and writer of several scholarly books, for example the writer of Carlota Caulfied's entry in Latin American Women Writers: An Encyclopedia. María Claudia André and Eva Bueno, eds. New York: Routledge, 2007: 113-114; Alejo Carpentier and José Martí's entries in Wiley-Blackwell Encyclopedia on Latin American Postcolonial Literature (forthcoming). Have published scholarly (peer reviewed) and popular media (journals, magazines, newspapers)essays on Human Rights and Spanish American Literatures in Cuba, France, Spain, Spanish America, the United States, and the United States. Talebú is the name of my own literary blog (https://talebu.wordpress.com/). A former political prisoner (1981-1986). US naturalized citizen (1994).
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hija de Icario

  1. Nayvi Hernandez dijo:

    Lo triste es que la espera puede llegar a convertir tu sueño en una pesadilla…
    ¡Es un gusto leerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s